Las promesas de adelgazamiento sin esfuerzo se convierten en ceniza una y otra vez cuando se someten a la abrasadora mirada de la ciencia. Es igual si la promesa pasa por seguir absurdas dietas de moda, por consumir carísimos superalimentos, por tomar extraños fármacos, o por ingerir dudosos complementos alimenticios. El resultado es siempre, en el mejor de los casos, el fracaso. En el peor de los casos, aparecen peligrosas sensaciones de culpabilidad y otros efectos adversos atribuibles al tratamiento.

Buen día. Este fragmento de texto pertenece a mi último artículo publicado en “Materia” de El País: “¿Probióticos para la obesidad? Beneficios dudosos, riesgos posibles”. Aquí os lo dejo:

Enlace al artículo completo en El País: https://elpais.com/elpais/2017/12/07/ciencia/1512639621_492255.html

Espero que os guste. ¡Un abrazo!

Nota: he hablado anteriormente en este blog de probióticos, en concreto en los textos “Probióticos: ¿puede ser saludable una bacteria? (texto)“, y “¿Yogur (o probióticos) para la vaginosis bacteriana? Sin pruebas convincentes“.

 

Suscripción a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

Más artículos de Julio Basulto publicados en El Paíshttp://juliobasulto.com/materia/

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto:

 

Cursos_y_conferencias