Nota importante: el Dr. Miguel Marcos (no dejen de seguirle en Twitter: @drmiguelmarcos ), tras la publicación de mi artículo detectó algunas incorrecciones en la investigación científica que aquí comento (Reprod Health. 2017 Oct 25;14(1):137), y muy amablemente me las comunicó, así que ya aparecen corregidas.

 

En el libro “Mamá come sano” detallé que, en España, aproximadamente el 35% de las mujeres bebe alcohol, cuando la cifra debería ser exactamente un 0%. ¡Casi cuatro de cada 10! Los datos no provienen de cuestionarios (dado que solemos mentir bastante en ellos), sino de una evaluación de biomarcadores de exposición, tomados de una investigación realizada por científicos de Santiago de Compostela, capitaneados por la Dra. Ana Mª Baña, y publicada en 2014 (J Neonatal Perinatal Med. 2014;7(1):47-54).

Más recientemente, he dedicado dos entradas de este blog al tema, en concreto:

Pues bien, el pasado miércoles (25 de octubre de 2017), se ha publicado una investigación sobre este tema, cuya firmante es la doctora  Antonella Chiandetti, y que cuenta con otros investigadores de Barcelona (Hospital Clinic-Maternitat, Universitat Autònoma de Barcelona e Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques). Se trata de una revisión de la literatura científica que incluye estudios de varios países en la que se ha vuelto a constatar que los cuestionarios no son útiles para computar el consumo de drogas por parte de embarazadas. La investigación la han publicado en Reproductive Health, y se titula «Prevalence of prenatal exposure to substances of abuse: questionnaire versus biomarkers«. Tomen nota:

  • Consumo de alcohol en embarazadas, según cuestionarios: 0 al 37%
  • Consumo de alcohol en embarazadas según biomarcadores de exposición: 16 al 44%.
  • Consumo de cocaína en embarazadas, según cuestionarios: 0 al 4,3%
  • Consumo de cocaína en embarazadas según biomarcadores de exposición: 2 al 12,4%.
  • Consumo en embarazadas de tetrahidrocannabinol (THC), principal constituyente psicoactivo del cannabis, según cuestionarios: 1,5 al 2,9%
  • Consumo en embarazadas de tetrahidrocannabinol (THC, principal constituyente psicoactivo del cannabis), según biomarcadores de exposición: 3,8 al 10,3%

Tienen los anteriores datos en forma de tabla debajo de estas líneas:

¿Por qué sucede esto? Una de las explicaciones, que leemos en el artículo, es la siguiente: «Dado que casi el 50% de los embarazos no son planificados, la exposición prenatal al alcohol y/o drogas de abuso en las primeras etapas del embarazo es relativamente común». Aunque las investigaciones evaluadas provenían de estudios llevados a cabo, además de en España, en  Dinamarca, Hawai, Italia, Ohio, Ontario, Suecia y Uruguay, no debemos dejar de lado este dato, que también aparece en el estudio: «El índice de consumo de drogas de abuso en España es uno de los más altos de Europa, especialmente en el caso de la cocaína y el cannabis».

¿Es peligroso el consumo de alcohol, cocaína o cannabis durante el embarazo? Según los investigadores, dicho consumo «aumenta el riesgo de complicaciones obstétricas y tiene serias consecuencias, no solo en el desarrollo del feto, sino que también tiene implicaciones de por vida».

Pese a que los resultados son espeluznantes y desesperanzadores, deben servir precisamente para que las autoridades sanitarias se tomen en serio esta cuestión. Un primer paso, en mi opinión, debería ser prohibir de una vez el marketing directo, indirecto y encubierto de las bebidas alcohólicas, sea cual sea su graduación (sí, también hablo del vino y de la cerveza).

Cierro este breve artículo con una frase tomada del recomendable texto «Más vale prevenir… las malformaciones cerebrales«, escrito por la neuropediatra María José Más (@MasTwitts):

«El consumo tabaco, alcohol y drogas tiene un doble peligro. Directamente actúan perjudicando el buen funcionamiento de los órganos maternos y el medio ambiente fetal, dañan los tejidos en formación y alteran su adecuada génesis. Causan secuelas postnatales y son potencialmente mortales para el feto y su madre. Indirectamente, todas ellas causan dependencia materna, y su privación un estado de ansiedad que conviene que la madre haya superado antes de iniciar la gestación».

P.D. (29 de octubre de 2017): Muy agradecido al Dr. Miguel Marcos (@drmiguelmarcos ) por su impagable ayuda en la redacción de este artículo (ver «Nota importante» al inicio de este texto).

Bibliografía:

Baña A, Tabernero MJ, Pérez-Muñuzuri A, López-Suárez O, Dosil S1 Cabarcos P, Bermejo A, Fraga JM, Couce ML.Prenatal alcohol exposure and its repercussion on newborns.J Neonatal Perinatal Med. 2014;7(1):47-54. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24815705

Chiandetti A, Hernández G, Mercadal-Hally M, Álvarez A, Andreu-Fernández V, Navarro-Tapia E, Bastons-Compta A, García-Algar O. Prevalence of prenatal exposure to substances of abuse: questionnaire versus biomarkers. Reprod Health. 2017 Oct 25;14(1):137. Disponible en: https://reproductive-health-journal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12978-017-0385-3

Friguls B, Joya X, Garcia-Serra J, Gomez-Culebras M, Pichini S, Martinez S, et al. Assessment of exposure to drugs of abuse during pregnancy by hair analysis in a Mediterranean island. Addiction. 2012;107:1471–9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22296208

Garcia-Serra J, Ramis J, Simo S, Joya X, Pichini S, Vall O, et al. Alternative biological materials to detect prenatal exposure to drugs of abuse in the third trimester of pregnancy. An Pediatr (Barc). 2012;77:323–8. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22513392

Joya X, Gomez-Culebras M, Callejon A, Friguls B, Puig C, Ortigosa S, et al. Cocaine use during pregnancy assessed by hair analysis in a Canary Islands cohort. BMC Pregnancy Childbirth. 2012;12:2. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3277455/

Lendoiro E, Gonzalez-Colmenero E, Concheiro-Guisan A, de Castro A, Cruz A, Lopez-Rivadulla M, et al. Maternal hair analysis for the detection of illicit drugs, medicines, and alcohol exposure during pregnancy. Ther Drug Monit. 2013;35:296–304. Disponible en: www.pubmed.gov/23666580

Más MJ. Más vale prevenir… las malformaciones cerebrales. Neuronas en crecimiento. Enero de 2014. Disponible en: https://neuropediatra.org/2014/01/30/prevenir-las-malformaciones-del-sistema-nervioso/

 

Suscribirse a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto:

 

Cursos_y_conferencias