Mediante una nota de prensa (en castellano), y un artículo recogido en la revista The Lancet Oncology, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha comunicado que clasifica a las carnes rojas como “probablemente cancerígenas”, y a las carnes procesadas como “cancerígenas”. Su postura coincide con lo que detallé el año pasado en el artículo “Cárnicos procesados (esto incluye al embutido y al jamón): el consejo es ‘evitarlos’“.

Si bien es cierto que la ingesta de carnes rojas y procesadas en España es elevada, si bien es cierto que un 21% de cánceres intestinales son atribuibles a carnes rojas y procesadas (Cancer Research UK), y si bien es cierto que el cáncer colorrectal es el tipo de cáncer más frecuente en España (Sociedad Española de Oncología Médica, SEOM), es preciso poner en su justo contexto esta cuestión. Para ello, nada mejor que esta gráfica que he elaborado en base a datos recogidos en un documento de la OMS (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer), titulado “Preguntas y respuestas sobre la carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada”. En la gráfica, por cierto, no aparecen todos los factores de riesgo de padecer cáncer, solo es una selección que creo que puede resultar útil para contextualizar este tema.

Imagen1

P.D. (29 de octubre de 2015): Hoy he escrito un texto en el que amplío esta cuestión, titulado “¿Podemos o no podemos comer carnes rojas y procesadas?”➜http://juliobasulto.com/podemos-o-no-podemos-comer-carnes-rojas-y-procesadas/

P.D.2 (30 de octubre de 2015): Hoy he hablado sobre este tema en mi sección #GenteSana del programa Gente Despierta, de Radio Nacional de España➜http://juliobasulto.com/carnes-rojas-y-carnes-procesadas-y-cancer-en-gentesana-gente-despierta-rne-30oct2015/