Ayer compartí en mis redes sociales la imagen con la que encabezo esta entrada, y me he animado a traerla a este blog dado que ha tenido bastante éxito (Instagram, Facebook, Twitter).

Junto a la imagen, incluí esta reflexión: «Para que nuestras hijas coman fruta utilizamos el simple pero infalible truco de dejarla cortada en la nevera. Dura menos que un iPhone en la puerta de un instituto».

Aproveché también para intentar despejar una serie de dudas que siempre surgen en cuanto menciono la fruta (es curioso que casi nadie se pare a pensar en la enorme la cantidad de ultraprocesados que consume, y que tanta gente tenga miedo a comer fruta). Ahí van mis respuestas a tales «dudas frecuentes»:

1.- La fruta no engorda (https://bit.ly/2HFVvo9);

2.- No hay un consumo máximo recomendado, sino un mínimo (https://bit.ly/2Rx9TFC);

3.- La fruta fresca es aconsejable en personas con diabetes (https://bit.ly/2zUy8FB); y

4.- El zumo de fruta no es fruta, aunque sea casero (https://bit.ly/2FFw5ri).

5.- Falsos mitos sobre las frutas veraniegas (http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/2015/08/26/222454.php).

La gran Gemma del Caño (@farmagemma) (¿todavía no la seguís?) añadió en mi Instagram una consideración importante: la fruta cortada siempre debemos conservarla en la nevera. Y si ella lo dice es como si lo pusiera en el BOE.

 

Suscripción a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

 

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto: