Vengo de comprar garbanzos cocidos: en la tienda que tenemos cerquita de casa los cocinan tan bien que no podemos resistirnos a ellos. Pero además de garbanzos, me he llevado de la tienda la foto que aparece debajo de estas líneas. En ella vemos que los Smacks de Kellogg’s tienen la gentileza (ejem) de regalarnos una cuchara personalizada. Mi propuesta es clara: que galvanicen en todas esas cucharas esta inscripción: 43% azúcar. Basta con leer la etiqueta para ver que no miento: casi  la mitad del peso de esos “cereales” es azúcar. Para morirse.

 

Pasan los años, y estas grandes multinacionales siguen usando las mismas estrategias para que mordamos el anzuelo: regalito al canto. Uno de los objetivos que persigue dicho regalito es, en mi opinión, distraer nuestra atención de la etiqueta con información nutricional, y contrarrestar las enardecidas voces que claman contra el elevadísimo contenido en azúcar de los alimentos dirigidos a niños.

Digo “pasan los años” porque en 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo alto y claro que el valor nutricional del azúcar refinado es cero patatero, como pueden comprobar en la frase que compartió la OMS en su cuenta de Twitter el 21 de septiembre de 2012.

 

La doctora Margaret Chan, para quien no lo sepa, es la actual directora general de la OMS. Les sugiero que lean la anterior frase a quien les diga que el cerebro o los músculos necesitan azúcar. Se la traduzco por si no saben inglés:

“Doctora Margaret Chan: A finales de 1990, la OMS otorgó al azúcar refinado un valor de cero como nutriente. Así es: Cero. #ENT #obesidad”

#ENT son las siglas de Enfermedades No Transmisibles, relacionadas con nuestro elevadísimo consumo de azúcar. Mencioné a dichas enfermedades en el texto: “¿Qué causa 9 de cada 10 muertes en Europa?

He hablado en muchas (más) ocasiones sobre el azúcar, como pueden comprobar aquí: http://juliobasulto.com/tag/azucar/