NOTA de Julio Basulto: al final de la entrada podéis encontrar la transcripción (realizada por Alejandro Morcillo. ¡Mil gracias!), gracias a la que he podido añadir subtítulos en el vídeo de YouTube.

Por fin he encontrado un momento para compartir en mi canal de YouTube la ponencia «¿Es sana esa ‘copita de vino’ diaria?». La impartí el pasado 10 de mayo en el 39 Congreso semFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria), titulado «Con la familia y su comunidad» y llevado a cabo en Málaga (avisé de dicho evento en este blog en febrero, aquí).

Me presentó (hasta el minuto 11:38) el doctor Paco Camarelles (en Twitter: @pcamarelles), quien compartió las conclusiones y los desafíos de las Jornadas PAPPS 2019. Después de mi intervención, la doctora María José Iglesias Piñeiro habló sobre la vitamina D (no comparto su ponencia porque no tengo permiso para ello).

Tenéis mis transparencias aquí: http://www.juliobasulto.com/semfyc.pdf

Y el vídeo (con subtítulos), aquí:

A las notas de prensa de semFYC y de la Universitat de Vic  sobre mi intervención, y a las diversas noticias publicadas después de la misma (ABC, Acta Sanitaria, Diario Médico, Europa Press, Gaceta Médica, 20 minutos), nada mejor que añadir esta fantástica recopilación de las ideas clave de mi ponencia que acaba de publicar el doctor Paco Camarelles en el blog «Salud y Prevención PAPPS»: «¿Es sana esa «copita de vino» diaria? Mesa PAPPS Congreso semFYC Malaga 2019«.

Aprovecho para adjuntar algunas fotos del evento.

Ah, y al final de la charla veo que indiqué que la frase «Cuanto menos alcohol, mejor» la pronunció la OMS en 2015, pero fue un lapsus. La frase la acuñó en 1996.

Muchísimas gracias a la semFYC por invitarme a este fantástico congreso, y muy especialmente al doctor Paco Camarelles.

 

Transcripción de la charla (realizada por Alejandro Morcillo (en Instagram: @morcillo93). ¡Mil gracias!)

[PACO] Bueno me presento, yo me llamo Paco Camarelles y soy el presidente del organismo de coordinación del PAPPS. La mesa va a consistir, os voy a hacer un poco, siempre cuando hacemos la mesa PAPPS, hacemos un poco de recordatorio de lo más novedoso del PAPPS, va a ser una cosa sencilla. Y luego os presentaré a los dos ponentes de lujo que tenemos hoy, que nos van a encantar ya veréis.

Yo quería comentaros haciendo un poco recordatorio de las Jornadas de Prevención y Promoción de la Salud del PAPPS en el mes de, el 22 y 23 de febrero, tuvimos nuestras primeras jornadas nacionales del PAPPS en Madrid en el ministerio de sanidad. Fueron días de intenso trabajo y a raíz del trabajo hemos elaborado una serie de conclusiones y los retos, los desafíos, que tiene por delante el PAPPS. Todo esto lo hemos publicado en una reciente editorial de atención primaria que tiene ese nombre “Aunando esfuerzos en prevención y promoción de la salud con el PAPPS” que era el lema de nuestras jornadas. Y las jornadas, las principales conclusiones que hemos sacado son diez conclusiones:

Primera, que el tema, todo el tema de prevención y promoción de la salud tiene que estar dentro de un marco que es la estrategia de promoción de la salud y prevención en el Sistema Nacional de Salud. De hecho, nuestras primeras jornadas nacionales las hicimos en el ministerio de sanidad y tenemos que, los desafíos son discutir y conocer la estrategia. No sé si la conocéis la estrategia de prevención de riesgos de la salud del ministerio de sanidad. Los desafíos son hacer cumplir entre el personal sanitario, la ciudadanía y los distintos sectores para favorecer las sinergias que tenemos de trabajo en común las personas y los colectivos que estamos trabajando en prevención y promoción de la salud.

La segunda conclusión es que el PAPPS desde hace ya unos años tenía pendiente la creación de un grupo español de, sobre prevención y promoción de la salud tipo, como una especie de United States Preventives Services Task Forces o Canadian Task Force y bueno pues estamos trabajando en la creación de este grupo. Hemos hecho un DAFO sobre las debilidades, las amenazas, las oportunidades y las fortalezas del PAPPS que lo presentaron los principales resultados, los presentamos en estas jornadas del PAPPS, va a llegar pronto y vamos a publicar. Y hemos hecho una reflexión crítica de donde está el PAPPS, como para identificar vías de mejora de nuestro programa. Debemos hacer cambios y buscamos cambios necesarios en nuestro programa. Desde luego tenemos fortalezas, tenemos debilidades, pero también tenemos oportunidades.

La comunicación la entendemos como una de las conclusiones también de las jornadas es que toda prevención está dentro de un marco de comunicación, comunicación mínima en la consulta. Entonces si queremos hacer una buena prevención, tenemos que comunicar bien con nuestros pacientes. Es una de las conclusiones que llegamos y el desafío es como mejorar nuestras habilidades comunicacionales que son fundamentales. Otra conclusión es que tenemos que coordinarnos muy bien en lo que es salud pública y atención primaria. Algunas comunidades autónomas, por ejemplo, en Cataluña están muy bien coordinados hay muchos programas de prevención y promoción de la salud como el de UMED o el de actividad física. Realmente es un ejemplo de coordinación en el que todas las actividades preventivas que se realizan en los centros de atención primaria, en los centros de salud están coordinadas, codirigidas entre salud pública y las sociedades científicas de medicina de familia y enfermería y atención primaria. Esto en otras comunidades no está pasando y hay muy poca coordinación entre salud pública y atención primaria.

Desde luego nosotros nos planteamos estas jornadas del PAPPS del 2019 que teníamos que establecer redes y alianzas en salud comunitaria. Invitamos al PACAP porque nos parecía muy importante el programa de acciones preventivas de la SEMFYC, para establecer un poco, tener puntos de encuentro en común entre lo que es el PAPPS y el PACAP. Otro tema que tratamos, también llegamos a la conclusión de que la investigación es muy necesaria, hay que impulsar todo el tema de la investigación en el campo de la prevención. Queremos hacer retos de investigación que sean, que tengan la impronta del PAPPS en temas de prevención y promoción de la salud. Que muchas veces estos proyectos de investigación están como bastante olvidados.

Las actividades formativas en prevención y promoción de la salud hay que impulsarlas, y sobre todo creemos que los residentes de medicina de familia, hemos hecho una encuesta previamente a las jornadas, hicimos una encuesta entre los residentes y nos dimos cuenta de que muchos residentes no conocen el PAPPS y muchas unidades docentes no forman a los residentes en temas de prevención. Entonces estamos intentando elaborar un programa específico de bienvenida a los estudiantes con el tema de las actividades preventivas que nos da la impresión de que son las grandes olvidadas de la formación de los residentes. Pronto tendréis novedades sobre el tema.

Otra cosa que hablábamos en las jornadas del PAPPS es la perspectiva en el enfoque de género. Debemos formarnos en el enfoque de género y desde luego los grupos del PAPPS nos hemos comprometido en revisar la evidencia científica y tener en cuenta dicho enfoque a la hora de realizar estas recomendaciones. Que creemos que es muy importante.

También los medios de comunicación, al comunicar no solo es importante comunicar en la consulta, también los medios de comunicación, las redes sociales son importantes a la hora de hacer prevención y promoción de la salud. Estuvimos hablando de como podemos los medios de comunicación mejorar nuestras habilidades comunicacionales y Anna Serrano, nuestra periodista, nos estuvo explicando cuales son los puntos para ello.

Desde luego creemos que en el PAPPS necesitamos, en esta nueva etapa necesitamos muchas cosas. Necesitamos desde luego calidad, tenemos calidad, pero necesitamos más calidad, necesitamos comunicar bien, necesitamos investigar, necesitamos docencia, necesitamos integrarnos los grupos de trabajo del PAPPS con los de Semfyc, necesitamos también innovación. Estamos trabajando duro, pronto os vamos a dar alguna nueva pauta, estamos remontando a fondo. Y un poco la conclusión que llevamos es que contamos con todos vosotros con la nueva etapa que tenemos del PAPPS. Hemos hecho una encuesta a los residentes con el tema de conocimiento de las actividades preventivas y hacemos aquí una propuesta a los residentes jóvenes y médicos de familia para que os integréis en esta, en el PAPPS. A través de la federada, somos una sociedad federada y sois todos bienvenidos.

Y esto sería un poco una pequeña introducción en nuestras jornadas PAPPS, el año que viene vamos a ver otras jornadas PAPPS, ya os informaremos de los temas. Ya sin más, vamos a presentar a la mesa. Tenemos dos ponentes de lujo. En primer lugar, tenemos a Julio Basulto, que es dietista nutricionista, que nos va a hablar sobre si es sana esa copita de vino diaria. Y luego María José Iglesias, médico de familia en Madrid, del grupo de educación sanitaria y promoción de la salud nos va a hablar de un tema también. Actuar, importante, el tema de que todos los días en la consulta tenemos que tomar algún tipo de decisión sobre el tema de la vitamina D. No sé si a vosotros os pasa, pero casi todos los días, trabajo en un centro de Madrid, al lado del Santiago Bernabéu, y la epidemia de la vitamina D ha llegado ahí, ha calado, pero de forma profunda.

María José y Julio tienen dos cosas, tienen varias cosas en común, yo destacaría dos. Primero, que son gente que son muy serios desde el punto de vista metodológico, realmente tienen una, están buscando siempre la evidencia científica y son serios con su trabajo. Vamos, si hubiese aquí una llama yo pondría la mano en el fuego, eso es así. Y segundo, lo que les caracteriza es la «bonomía». El ser buena persona, yo he tratado con los dos, a María José muchos más años que a Julio. A María José ya coincidimos de hace muchos más años y nos tenemos mucho afecto. Y son gente que son muy, podemos decir majos o…

Bueno creo que eso define el nivel científico que tienen y luego la característica personalidad que tienen. Entonces ahora empezaremos por Julio y luego, ya no quiero presentarlos más porque a Julio ya le conocéis todos, es super conocido. El miércoles, no sé si te lo he contado ¿te lo he contado? El miércoles por la mañana una administrativa que acaba de llegar al centro de salud me dice “Doctor Camarelles”, dice “usted el viernes, he visto en Facebook que va a ver a Julio Basulto” y yo sí, dice “¿le va a ver en persona?” y le digo sí, dice “es que yo le sigo en Facebook, mi marido es vegetariano y está encantado con todo lo que dice”. A parte, de todo esto otra de las facetas que tiene Julio es el tema de criar a los hijos bien criados, entonces dice “yo sigo todos los consejos que dice en Facebook sobre como cuidar a mis hijos”, con lo cual estaba super emocionada la nueva compañera administrativa de saber que estaría en esta mesa con él.

Entonces adelante Julio y luego ya María José.

[JULIO] Bueno, ¿vamos allá? Gracias por venir, gracias por invitarme, y gracias por esta presentación al doctor Paco Camarelles. Antes de empezar, tres cositas. La primera, pues que sigáis a la doctora Mª José Iglesias en Twitter. Yo la sigo desde hace poco, no la conocía y es una crack. No he puesto en las transparencias su cuenta de Twitter porque no me daba tiempo. Pero sobre todo os pediría que siguieseis al doctor Paco Camarelles. Si no lo seguís cometéis un crimen. Por supuesto, seguid también al ‘Grupo de educación sanitaria y promoción de la salud PAPPS’, que hace una labor encomiable. Por cierto, ya que has citado a la doctora Carmen Cabezas, Paco, seguidla también. Es la subdirectora general de Salut Publica de la Generalitat de Catalunya. Carmen Cabezas una mujer muy admirable y si dice que me tire por el balcón, me tiro.

En esta conferencia voy a ir a toda velocidad, porque solo tengo veinte minutos y quiero decir muchas cosas. Pero lo que vais a ver ahora lo tenéis colgado en mi página web. No voy a decir dónde, porque estaréis todo el rato mirando el móvil a ver si es verdad que he tenido el valor de colgar esta ponencia. Lo diré al final así que os podéis relajar, podéis grabar, podéis hacer fotos, podéis hacer lo que queráis, pero relajaos, que esto está todo colgadito en mi página web y os lo podéis descargar y plagiar o lo que os dé la gana, por supuesto. Y la tercera cosa es si tengo conflictos de interés. Es obligatorio declararlo y me parece muy bien. Yo trabajo en la Universitat de Vic, soy profesor asociado (primer conflicto de interés, o posible conflicto de interés). Segundo, tengo un espacio en Radio Nacional de España por el que me pagan (segundo posible conflicto de interés). También escribo libros divulgativos. Siete. Eel último se titula “Dieta y cáncer, qué puede y que no puede hacer la alimentación contra el cáncer”, y cobro por ello. Y por último, en mi página web tengo cursos online de nutrición y también cobro por ellos. Por otra parte, mi pareja Olga Ayllon nutricionista, tiene una consulta online de nutrición y dietética. Revisando la literatura científica, este «paper» de Ioannidis, juraría que no tengo ningún conflicto de interés. Y por si alguien lo piensa, el lobby de los abstemios no me paga. Es la realidad. El otro día dije que los ecológicos no son más sanos y salió uno diciendo «claro el lobby de los pesticidas te paga». Sí, claro.

La copita de vino no «ser» sana. En marzo de 2017 hice una ponencia titulada «La copita de vino no es saludable». Fue en Alicante, en una charla TED. Y allí justifiqué lo que voy a decir ahora. Pero puede ser que alguien piense que estamos en 2019, han pasado dos años y hoy la literatura científica sí que refrenda que el alcohol es bueno y sí que es bueno para la salud. Así que vamos a revisar qué dice la literatura científica desde entonces.

Junio de 2017: British Medical Journal. «El alcohol, incluso a niveles ‘moderados’ puede generar daños cerebrales». Vamos a imaginar que fuese bueno para el riesgo cardiovascular. Aunque fuese bueno para riesgo cardiovascular, que no lo es, por principio de precaución (que aparece en la Ley General de Salud Pública y que todos estamos obligados a cumplir) no tenemos que recomendar el alcohol.

Septiembre de 2018: World Center Research Fund. Documento importantísimo. Mirad lo que dice. ¿A que no hace falta saber inglés?. «Para la prevención del cáncer lo mejor es no beber alcohol». Y esta recomendación, en sus palabras, se aplica a… y al vino. Y además dicen que incluso pequeñas cantidades aumentan el riesgo de cáncer. Pensad de nuevo en el principio de precaución.

Septiembre de 2018: Lancet. Mirad: «El alcohol causó 2.8 millones de muertes en 2016 y fue la primera causa de mortalidad en personas de  15 a 49 años».  Ojo cuidado. Y una frase en inglés por si alguien se piensa que me invento las frases que dicen la pongo  entre comillas. «El riesgo de mortalidad por todas las causas, y de cáncer, aumenta con el incremento de consumo del alcohol y el nivel de consumo que disminuye el riesgo de perder salud es cero». Cero patatero. Ese es el consumo de alcohol que tenemos que recomendar.

Marzo 2019: BBC Public Health. Una mujer no fumadora que toma una botella de vino a la semana… Paréntesis: una botella de vino a la semana es una copita al día, ¿a que sí?, no es tanto, seguimos… Aumenta su riesgo de cáncer como si fumara diez cigarrillos a la semana. ¿Por qué hablan de mujeres? Porque el alcohol incrementa mucho el riesgo de cáncer de mama. Una copita al día incrementa un 5% tu riesgo de cáncer de mama. Ese riesgo es inferior en varones, el de mama, pero el riesgo del resto de canceres sigue aumentando.

Marzo 2019: BMC Medicine. Paréntesis, esto es un estudio recién publicado en Alemania y de media en Alemania beben más alcohol que aquí, seguro, pero como no nos espabilemos acabaremos bebiendo lo mismo que los alemanes. Mirad este dato, ¿qué os parece? Coño, el 2% de los neonatos con un trastorno de espectro alcohólico fetal, ¿qué os parece? Casi la mitad de los fallecidos en accidentes de tráfico son inocentes que han muerto a manos de alguien que bebe alcohol. Y el 15% de la gente que ha muerto por violencia interpersonal es por culpa del alcohol. ¿Pero no era bueno para el corazón? En marzo de 2017 en la charla TED aporté este par de datos que os ruego que leáis. La hipótesis de que el alcohol es cardioprotector está plagada de factores de confusión, sesgos de selección y una ausencia de mecanismos biológicos que la sustenten. Luego ampliaré este tema. Y reducir el consumo del alcohol <<>> incluso en bebedores, entre comillas, moderados, es beneficioso para la salud cardiovascular. Vamos a avanzar en el tiempo. Vamos a marzo de 2017. Un segundo, se supone que estaba transmitiendo por Instagram pero me he olvidado de darle a Play. ¿Te lo puedes creer? Nada, seguimos. No entréis a Instagram a verme por Dios, miradme aquí.

Mayo de 2017. ¿Conocéis esta sociedad? ¿Os suena de algo la semFYC? Pues mirad lo que dice vuestra sociedad: «No hay razones para recomendar como beneficioso para el conjunto de la población el consumo de bebidas alcohólicas de cualquier graduación». Eso incluye al vino. Y además dice algo que es maravilloso, que es: ‘Actuar de esta manera [es decir, recomendar el consumo de alcohol] es irresponsable». Irresponsable.

Bueno, pues seguimos, Junio de 2017, seguro que conocéis al Ministerio de Sanidad, pero también conoceréis a Cochrane que es el buque insignia de la medicina basada en la evidencia, y a Nutrimedia y a la Universitat Pompeu Fabra. Hay motivos para no recomendar, o recomendar no consumir alcohol. Tenemos motivos de sobra para decirle a la población que no consuma alcohol o que disminuya su consumo de alcohol si es que lo está haciendo.

Abril 2019. Plan nacional sobre drogas cuenta de Twitter: MITOS, queremos desmontar eso de que una copa o dos al día son buenas para la salud. El consumo moderado de alcohol no es bueno, el alcohol siempre es perjudicial y cualquier consumo incrementa el riesgo de hipertensión.

Mayo 2019 otro Lancet.  No hay beneficios cardiovasculares de un consumo bajo de alcohol y el riesgo de accidente cerebrovascular incrementa con cualquier consumo. Acabo este apartado señalando que hoy, 2019, ya no son 2.8 millones, son 3.3 millones de muertes en el mundo a causa del alcohol cada año. Los accidentes de tráfico matan a 1 millón de personas cada año. Los accidentes de tráfico nos preocupan mucho a los sanitarios, pero resulta que el alcohol mata a tres veces más personas que lo que matan los accidentes de tráfico. El 22% de quien ha tomado una copa de vino acabará desarrollando una dependencia.

Uno de los importantes motivos por los que jamás tenemos que recomendar alcohol es porque las personas que tienen una dependencia del alcohol primero empiezan con un consumo bajo moderado, luego pasaron a un consumo abusivo y por último presentaron una dependencia del alcohol. No sabemos quién de los que está aquí sentados acabará desarrollando una dependencia. Hoy tomas un consumo moderado, pero mañana se te muere tu hijo o tu pareja, cosa que desgraciadamente puede ocurrir, y acabas con un consumo abusivo. O tienes una predisposición genética, que incrementa tus posibilidades de padecer alcoholismo y acabas desarrollando el alcoholismo. Ya está.

Tres ¿La población lo sabe, sabe esto? ¿La población es consciente de esta cuestión? Pues no lo es. El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer acaba de publicar este dato: “El 90% de la gente no es consciente de que el vino incrementa el riesgo de cáncer’”. Si le preguntas a la gente: «¿El orujo incrementa el riesgo de cáncer? ¿Y el whisky?» Contestarán: «¡Sí, incrementa el riesgo de cáncer! Si, si, si. Pero el vino no, porque el vino es mediterráneo. Tiene resveratrol». Claro que sí». El resveratrol es un marcador. Es una sustancia. La gente toma vino no toma resveratrol. Y la gente no es una rata. Los estudios en ratas muestran ciertos efectos beneficiosos del resveratrol. En humanos no solamente no lo demuestran, sino que es ilegal en Europa decir que el resveratrol es bueno para la salud, lo prohíbe la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria. Otro paper sostiene que la confusión sobre los riesgos del alcohol es muy común, así que conviene preguntarse ¿por qué sucede esto? Hay dos respuestas, la corta y la larga. ¿Vamos a la corta? Aquí la tenéis. Pequeño motivo llamado dinero, money. La larga… son cinco puntos vamos al primero.

Publicidad directa, indirecta y encubierta del alcohol. Y, por supuesto, del vino. La OMS tiene una gráfica maravillosa que es esta que tenéis aquí (la tenéis colgada) en la que muestra que el marketing del alcohol es multifacético, estratégico y a largo plazo y persigue eliminar cualquier barrera contra el consumo del alcohol. Es decir, si pudiesen eliminarme a mí, me eliminarían [es broma]. Puse un tweet en mi cuenta de Twitter pidiendo a los twitteros que me avisasen de si aparecía cualquier noticia atribuyendo al alcohol o al vino un efecto beneficioso para la salud. Y que me avisasen con un hashtag #bulosalcohol2019. Lo retuitearon 200 personas, gracias. Fijaos en la fecha, 30 de abril de 2019, hace diez días. ¿Queréis saber lo que ha pasado en esos diez días? Pues muy sencillo, solo tenéis que poner en Twitter #bulosalcohol2019 y lo encontraríais, no lo pongáis que lo tenéis en mi página web, ya os lo traigo yo. En estos diez días hemos visto que el vino libera la hormona de la felicidad, mejora la inteligencia femenina, mejora la microbiota y el sistema inmune y previene el Alzheimer. ¿Pero no hemos dicho que aumenta el daño cerebral? La sidra ayuda a controlar la diabetes, el tequila contrarresta la diabetes y te ayuda a bajar de peso. La penúltima, el mezcal hace desaparecer los resfriados. Quizá porque te mata antes, es una posibilidad. Y, por último… redoble de tambores. Atentos, que viene lo gordo. ¿Estáis preparados? Vamos a ello. «La cerveza reduce el colesterol, aumenta la masa ósea y mejora la fidelidad en mujeres». Que se queda uno así: [ver imagen]. [Aplausos]. ¡Gracias!

Esto es constante, ¿Y cómo tenemos que responder a esta sarta de patrañas que inundan los medios de comunicación? Hay dos posibles respuestas, la educada y la no educada. Esta sería la no educada [ver imagen]. Y la educada la explico luego en el siguiente apartado. Pero antes, lo que yo acabo de hacer es un sesgo, yo he cogido mis redes sociales y la gente que me sigue y que me ha visto. Eso no es lo que publican los medios de comunicación, eso es una parte de lo que publican los medios de comunicación. Así que podéis pensar en que soy un tío obcecado en que todo el mundo sea abstemio y vegetariano y haga deporte y no fume y la gente pone por ahí cada cosa que. Para eso tenemos al doctor Jürgen Rehm, el máximo exponente… o uno de los máximos exponentes en la lucha contra las adicciones y el alcohol, de la Organización Mundial de la Salud. Otro señor que si dice que me tire por el balcón, un arcángel me recogerá. Él dice que hay muchos más reportes en prensa sobre el vínculo beneficioso entre el alcohol salud que sobre el perjudicial. Y si lo dice él es que eso es verdad revelada. Y que el vínculo beneficioso es aproximadamente una décima parte del perjudicial. El supuesto vínculo beneficioso.

Lobby codicioso, otra de las razones por la que sucede esto. La industria del alcohol desinforma con la connivencia de políticos, o de ciertos políticos, y de profesionales, de ciertos profesionales. ¿Los cardiólogos recomiendan el vino? No, hombre, no. Todos los cardiólogos no recomiendan el vino. Está claro. ¿Pero hay cardiólogos que recomiendan el vino? Sí, fin. También hay nutricionistas que te dicen que hagas la dieta de la alcachofa. Pero eso no significa que todos los nutricionistas lo hagan. Pero sí los hay y no sé si conocéis yo conozco en España a importantes cardiólogos y epidemiólogos, negligentemente recomendando el consumo de vino.  El lobby del alcohol distorsiona y tergiversa los datos del consumo del alcohol en nueve de cada diez páginas web. Aquí tenemos un paper publicado en PLOS One: «El lobby del alcohol utiliza la política para influir en las regulaciones». No sé si conocéis a la doctora Margaret Chan (otra que si dice que me tire por un barranco y me tiro). Es la exdirectora general de la Organización Mundial de la Salud. Si buscáis Twitter Margaret Chan encontrareis una frase suya que dice “Pueden estar seguros de que si la industria alimentaria se implica en las políticas sanitarias, las mejores políticas van a dejarse de lado completamente para favorecer al lobby del alcohol, al lobby de la industria alimentaria”. Eso dice la doctora Margaret Chan.

Alguien a quien también admiro mucho es al abogado experto en derecho alimentario Francisco José Ojuelos. Os pido que le sigáis y además os pido que os compréis este libro que acaba de publicar. No os compréis los míos que están en las bibliotecas públicas, compraros este que se llama el derecho de la nutrición que es una joya. Pues bien, el abogado Francisco José Ojuelos señala en esta reciente entrevista en El periódico, a parte de en su libro, que el alcohol es el único producto que se puede ingerir y que no está obligado a mostrar su composición en su etiqueta. ¿No os parece sospechoso? Segundo: dice que el lobby del alcohol es un lobby brutal. Y tercero, que en España se han frustrado en los últimos 14 años cuatro intentos de regular el consumo del alcohol. Que se queda uno así, ¿verdad? [ver imagen] Virgen santa.

Otro factor que influye es la cultura del vino en que vivimos inmersos. Yo cuando he salido del avión en Málaga me he encontrado con un montón de anuncios gigantes en los que se me invitaba a beber vino porque claro es la dieta mediterránea y estamos en Málaga hay que tomar vino. Eso es la cultura del vino y la gente pues lo aplaudimos y lo reímos. Hay un paper sobre esta cuestión publicado en la revista Drugs. Pero además de este paper, o más bien, en vez de este paper, quiero que os leáis este tweet de una chica, que no conozco, que publicó hace nada (2 de mayo de 2019), lo siguiente en su cuenta de Twitter: «Estoy 90% segura de que una amiga tiene un problema de alcoholismo y me da mucho miedo que todos los posts que sube glorificando lo mucho que bebe pasan absolutamente desapercibidos porque existe la concepción social de que ‘ja ja ja, el alcohol, qué risas’”. Esto nos pasa a todos, cuando ves a alguien bebiendo alcohol “ja ja ja, qué risa”. El alcohol es un serio problema sanitario, es un serio problema social, un serio problema interpersonal para víctimas de personas que beben alcohol. Eso incluye niños, eso incluye mujeres, incluye gente atropellada, gente asesinada y gente violada. No hay que hacer “ja ja ja” con el consumo de alcohol.

Factores relacionados con el individuo que contribuyen al caos alcohólico que nos rodea. No sé si os ha pasado que escuchando un disco que oyes una frase y piensas: ¿por qué no traerla a un congreso? Pues esto es la portada de un disco de un grupo llamado Barricada. No se destaca por ser muy saludable, por cierto. Su cantante se llama «El Drogas», así que… Pero qué quieres que te diga, me gusta Barricada, no lo puedo evitar. También me gusta Alejandro Sanz… Dicen: “Una mentira agradable es muy fácil de creer”. Lo dicen en este disco titulado «No sé que hacer contigo» y la canción se titula «Todos mirando» (es muy buena). Claro es mucho más fácil de creer cuando te dicen en una noticia, que la hay: «Una copa de vino equivale a una hora de gimnasio». ¿La habéis oído? Eso está publicado, es una patraña como una casa, pero es más fácil de creer que «hacer ejercicio…» ¿No? Una verdad incómoda es muy difícil de implementar.

¿Cuánto bebe? Lo normal. [risas] Jamás hay que preguntar a un paciente cuánto bebe porque dirá: «lo normal». En cambio: «¿Esta mañana ha tomado usted alcohol?». Es distinto, ¿no? Cuando el paciente te dice «lo normal», la cara que ponemos los sanitarios es esta, la serie ya la conocéis, es House. Cuando haces la anamnesis y evalúas lo que ha desayunado, a media mañana, comida, media tarde, cena y postre, descubres que lo normal consiste en esto en el caso de varones [imagen] y esto en el caso de mujeres [imagen], una salvajada de alcohol.

Sesgo optimista, otro factor que influye sobre el individuo. En el caso del tabaco, en un importante estudio se constató que el 44% de los fumadores creía que el riesgo de sufrir cáncer empezaba en un cigarro más de lo que él tomaba. Es decir:

Me tomo 40 cigarros a la semana

¿Usted tiene riesgo de cáncer?

No. Si tomase 41 sí, pero con 40 no.

El tabaco incrementa el riesgo de cáncer con una calada, con cada dosis. Pero claro, la ciencia es tan bonita que también exuste el sesgo optimista en el caso del alcohol. Quien toma mucho alcohol sobreconfía en su capacidad de “controlar”. De controlar su consumo, de controlar su capacidad de conducir, o de ser agresivo. El 90% de los australianos, en un estudio reciente, se consideró “bebedor responsable”. «Bebe con moderación, es tu responsabilidad». Claro que sí. Pero el 25% bebe para emborracharse más de una vez por semana. O sea, no es un consumo responsable. Otro factor que afecta al individuo es que la lógica de cierta parte de la población es esta de aquí: «Si uno es bueno, diez será mejor». En el caso de los abrazos es cierto, ¿no? O en el sexo. Pero en el vino no. Uno es arriesgado. Diez es, como mínimo, diez veces más arriesgado, porque puedes acabar padeciendo una adicción.

Pese a todo lo dicho yo estoy convencido de que la culpa no es del individuo. Porque el individuo vive inmerso en una maraña de factores. Esto es un paper de Dariush Mozaffarian (de Harvard), «et al», que constata que sobre las decisiones individuales influyen aspectos globales, gubernamentales, agricultores, de la industria, del marketing, sobre culturales e individuales. Por ejemplo, tu riesgo de alcoholismo. Sobre eso influyen tus decisiones. Último factor que influye en el caos: legislación insuficiente. Francisco José Ojuelos dice que los incumplimientos de las normas son constantes y reiterados con una tolerancia sorprendente por parte de la administración. Dice que es injustificable que no haya advertencias sanitarias en el alcohol y ¿qué podemos hacer?

Lo primero legislar. Mirad: disminuir el precio del alcohol (disminuir su precio, no aumentarlo, disminuirlo) aumenta todo esto: los accidentes, la violencia, las enfermedades, las muertes. Sin embargo, la ciencia dice que si queremos reducir los efectos perjudiciales del alcohol tenemos que elevar su precio, dificultar su disponibilidad y prohibir su publicidad, directa, indirecta y encubierta.

Etiquetar es otra cosa que podemos hacer. En un estudio se preguntó a consumidores americanos sí querrían que el vino llevara etiquetas. ¿Y sabéis que pensó la población? Pues mirad, dijo la propia población que se debería etiquetar en el vino que los menores, que las embarazadas, que la gente enferma, que la gente que toma medicamentos, que la gente que va a conducir no debería tomar. Y además se debería advertir que el alcohol aumenta la violencia. Los científicos por su parte añaden algo más. Por ejemplo, nos dicen que tres bebidas al día aumentan el riesgo de cáncer intestinal un 20%. ¡En la etiqueta! ¿Eh? Que más de dos bebidas al día aumentan el riesgo de cáncer de boca y garganta un 50%. Y que el alcohol causa uno de cada cinco canceres de mama. Por lo tanto, el alcohol produce cáncer.

Educar a la población es algo que yo creo que también tendríamos que hacer sobre todo para esta cosa llamada «Correlación no es causalidad». Que no sé si los sanitarios los sabéis, pero la población desde luego que no lo sabe. Cuando tú ves esta foto [ver imagen], tu cerebro está pensando [risas]… ya sabes lo que estás pensando. Lo que no sabes es si al lado hay chocolate deshecho y el niño ha metido el dedo en el bote de chocolate deshecho. En el caso del alcohol hay dos papers muy buenos que son estos de aquí que nos vienen a explicar… Llevo veinte minutos dejadme dos más porfa. Vienen a explicar que cuando tú ves a alguien con un consumo moderado y el estudio observacional te indica que tiene menos mortalidad esto es porque el bebedor moderado es distinto al resto de la población. La gente que bebe con moderación es moderada en su vida cotidiana. Es gente que conduce con menos temeridad, que fuma menos, que toma más frutas y hortalizas y sobre todo que tiene un nivel socioeconómico y cultural más elevado.

Si yo miro a la gente que tiene un Rolex aquí, sabré que esa gente tiene más dinero, ¿a que sí? Y tendrán menos riesgo de mortalidad porque el dinero disminuye el riesgo de mortalidad. Pero si os regalo el Rolex, ¿vais a tener más dinero? ¡No! Si te compras un Rolex, ¿vas a tener más dinero? ¡No! Vas a tener menos dinero. Un estudio de intervención con el alcohol no se puede hacer porque es antiético, no puedo obligar a que la gente a tomar alcohol. Además, dice la ciencia que los abstemios tienen más mortalidad, ¿lo sabíais? Los abstemios, ¿sabéis porqué tienen más mortalidad? Porque un abstemio es un tío raro, [risas]. En el ámbito científico por lo menos, lo es. Aquí vais a celebrar esto bebiendo alcohol [risas], la gente toma alcohol para desinhibirse, para celebrar, para reír, para aburrirse, para distraerse… para todo nos tomamos el alcohol. Un abstemio es una persona que antes, normalmente, ha sido alcohólica. O una persona que tiene una enfermedad, eso es lo que aumenta su riesgo de mortalidad. Que primero ha tenido una enfermedad o que antes ha sido un alcohólico, algo que ha estropeado la salud, eso es lo que dice la ciencia.

Acabo recomendando una serie de documentos para ampliar vuestros conocimientos sobre el tema, los detallo aquí. Artículos de Juan Revenga, Eduard Abadía, Francisco Ojuelos, el doctor Miguel Marcos, el doctor Ramón Diez, el grupo de Alcohol y Alcoholismo de la Sociedad Española de Medicina Interna, un PLOS ONE muy interesante, una conferencia de un servidor y otra conferencia de un servidor.

Denunciar es otra cosa que podríamos hacer, por ejemplo, con este hashtag: #BulosAlcohol. Cuando veáis una patraña, a parte de los tribunales, si podéis. Y esto sí que es el final de la charla (aparte de un pequeño resumen) que es dar ejemplo. No puedes pedir a tus pacientes o a tus hijos que no beban alcohol si tú todos los días lo estás haciendo. Si los sanitarios queremos que la población beba menos alcohol, debemos predicar con el ejemplo. Como dijo José Mujica, expresidente de Uruguay, es bueno vivir como se piensa, de lo contrario pensarás como vives.

Para resumir todo este rollo os traigo un paper muy bonito que dice que recomendar vino por salud es científicamente infundado, médicamente peligroso y socialmente irresponsable. Por tanto, a la frase «Cuanto menos alcohol, mejor» (Organización Mundial de la Salud, 1996) podríamos añadir (Julio Basulto 2019) «Y cuanto más, peor». Aquí tenéis la charla, podéis hacerle una foto con vuestro móvil o apuntarla. Os dejo quince segundos, que si no me echan. [aplausos]. Gracias.

 

Más textos sobre alcohol en este blog: https://juliobasulto.com/tag/alcohol

Suscripción a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto:

Cursos_y_conferencias