Hoy traigo una noticia pero que bien bien buena. El pasado verano, la gran pediatra Gloria Colli Lista, (en Twitter, @gmcolli) publicó el libro Tu lactancia de principio a fin. Tengo el honor de contaros, para quien no lo sepa ya, que Julio Basulto pudo prologar dicho título (¡gracias, Gloria, por ofrecernos esta oportunidad!). Además, a principios de 2018 pudimos contar con su presencia en el programa “Gente Sana” (Gente despierta) en un espacio dedicado a alergias infantiles.

 

 

Enlace para comprar el libro: https://www.amazon.es/dp/1718642776/ref=cm_sw_r_tw_dp_U_x_1SoVBbGAJKW37

Aquí tenéis el prólogo:

Empecé este libro en un avión, y finalicé la lectura en otro. Los vuelos no eran excesivamente largos, por lo que estaba seguro de que no tendría tiempo para acabar de leerlo. Pero no fue así: lo terminé en un santiamén. Hay que ver qué poco cuesta leer textos bien redactados, y cuantísimo esfuerzo requiere escribirlos. Más todavía si te tomas la extenuante molestia de justificar con investigaciones científicas tus afirmaciones, como ha hecho la pediatra Gloria Colli en esta tan recomendable obra.

Poco antes de que aterrizara el primer vuelo, el capitán anunció la hora de llegada, la temperatura y otros datos que no recuerdo. Lo hizo en castellano, en inglés y en euskera. Intenté con todas mis fuerzas adivinar el significado de alguna palabra en euskera, pero nada, no hubo manera. Y justo en ese momento recordé lo que siente un padre novato cuando llegan a sus oídos palabras como ácido fólico, toxoplasmosis, epidural, test de Apgar, cordón umbilical, piel con piel, calostro, meconio, flemas, mastitis, vitamina D, percentil,  cólicos, colecho, rabietas, destete o alimentación complementaria. Siente, ante todo, desorientación. Para revertir esa desorientación ha escrito este libro Gloria. Y lo hace de forma tan amena y con tanta naturalidad que uno no se da ni cuenta de que pasa el tiempo (¡y las páginas!).

Con su permiso, explicaré brevemente una pequeña batallita, que ilustra la gran relevancia que tiene que existan materiales tan recomendables como este. Aunque María, mi hija mayor, ya tiene 18 años, recuerdo perfectamente los primeros días a solas con ella, tras volver del hospital. Era como si tuviéramos en nuestros brazos nitroglicerina, es decir, algo inestable, altamente sensible y muy peligroso. En casa la tratábamos con el máximo mimo, conscientes del grandísimo tesoro que la vida acababa de regalarnos. Sin embargo, a diferencia de nosotros, tanto sus abuelos como los profesionales sanitarios la manejaban con una asombrosa habilidad. Con la soltura con la que conduce un coche alguien que lleva decenas de años al volante, o con la fluidez con la que habla quien domina un idioma. Esa clase de dominio es el que tiene Gloria, tal y como nos demostró el 19 de enero en la sección “Gente Sana” del programa “Gente Despierta”, que dirige Carles Mesa en Radio Nacional de España (www.goo.gl/4GBQc2).

Con María, cuando era una maravillosa bebé (ahora ya es una magnífica mujer), nos faltaba práctica, claro está. Y por supuesto nos faltaba entender, saber. Dominar conceptos que para nosotros eran raros, extraños e incluso aterradores (Ej.: ¡los cólicos!). Pero sobre todo nos faltaban tres cosas. La primera, referentes. ¿A cuántos bebés habíamos tenido en brazos? ¿Cuántas mujeres habíamos visto dando el pecho, sea en la vida real o en películas o series? ¿Cuántos padres conocíamos que practicaran el colecho? ¿A cuántos bebés habíamos visto comiendo con sus propias manitas? ¿A cuántos padres conocíamos que dejasen en casa el cochecito (si es que lo tenían) y llevaran a su bebé en una mochila, bandolera, fular…o simplemente en sus brazos? Pocos…o más bien ninguno. La segunda cosa que nos faltaba era apoyo. Apoyo por parte de los profesionales sanitarios y de la sociedad en general. Por ejemplo: ¿en qué cabeza cabe que con una baja maternal de cuatro meses se pueda amamantar con éxito durante seis meses de forma exclusiva a un bebé, tal y como proponen todas las entidades de referencia en salud, en nutrición o en lactancia? Y la tercera, confianza. Tal y como indica Gloria, “A veces hace falta solo un poco de apoyo moral, cuando no se ha dormido bien y el agotamiento hace mella en la confianza”.

En este libro encontrarán muy útiles metáforas y también información vital, como la relacionada con la importancia de la vacunación o con la compatibilidad de los fármacos con la lactancia. Entenderán mejor cómo funcionan los mecanismos fisiológicos del bebé (como la defecación). Huirán de falsos mitos como de la peste. Aprenderán ese nuevo vocabulario que he citado más arriba, y que tanta falta hace a cualquier novato. Y entenderán, sin duda, que los bebés no son un combustible explosivo que a la que te despistas estalla, sino que son seres inteligentes que vienen provistos con una serie de sistemas de supervivencia, tales como el llanto, el sueño, el apetito (recuerden: errático e impredecible) o la sed.

Gloria Colli nos ayuda con su libro a ser mejores padres, desde luego, pero también evitará que caigamos en las garras de los muchos embaucadores que nos rodean, cuyo principal objetivo no es mejorar nuestra salud sino vaciar (sin vacilar) nuestros bolsillos. Por eso, y por concederme el grandísimo honor de prologar este maravilloso regalo, solo puedo cerrar este breve escrito con una palabra: ¡GRACIAS!

Julio Basulto

 

 

Suscripción a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto:

Cursos_y_conferencias

 

 

 

 

 

 

Carlos Franco