Beatriz Flores-Antón, Nadia Raquel García-Lara y Carmen Rosa Pallás-Alonso (Hospital 12 de Octubre, Madrid) acaban de detallar en la revista científica Journal of Human Lactation el caso de una mujer que, tras haber sufrido un aborto a las 22 semanas de su primer y único embarazo, y dado que no conseguía quedarse embarazada, decidió adoptar un bebé.

Supo que lo recibiría 12 meses después, así que comenzó a informarse sobre la posibilidad de amamantar a su futuro hijo. Recibió asesoramiento por parte de grupos de apoyo a la lactancia (coordinados en España por FEDALMA) y por personal experto en lactancia. Gracias a ello, seis meses antes de tener a su hijo en brazos comenzó un programa para estimular su producción de leche, sin haber recibido antes ninguna clase de tratamiento hormonal.

El programa, detallado en el estudio, tuvo tanto éxito que tres meses después comenzó a donar su leche a un banco de leche. Acabó donando nada menos que 12,78 litros. Cuando adoptó a su hijo, lo amamantó sin problema de forma exclusiva durante 6 meses, y a los dos años todavía lo amamantaba, que es lo recomendable y recomendado, como detallé en mi libro “Se me hace bola” o en el texto “Bebés: ¿hasta qué edad conviene que tomen solo leche materna?”.

Si les interesa esta cuestión, no dejen de leer el texto completo del artículo de Beatriz Flores-Antón y colaboradoras, que pueden consultar aquí: http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/0890334416682007

Cita bibliográfica: Flores-Antón B, García-Lara NR, Pallás-Alonso CR. An Adoptive Mother Who Became a Human Milk Donor. J Hum Lact. 2017 Jan 1:890334416682007. doi: 10.1177/0890334416682007. [Epub ahead of print]

Nota: Aprovecho para recordar que en breve imparto en streaming (online) y de forma presencial dos cursos relacionados con la alimentación infantil (y dos más, uno sobre obesidad y otro sobre etiquetas de alimentos): http://juliobasulto.com/sugerencia-regalo-reyes-nutricion-salud/