Las autodenominadas “bebidas energéticas” (entre comillas) se han colado en nuestras vidas con la misma rapidez con la que se expande un peligroso incendio. Hay varios motivos por los que conviene entrecomillarlas, como hace la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). El más importante es el siguiente: pese a que es una acepción que nos hace creer que nos proporciona energía, lo cierto es que la EFSA no permite, desde 2011, que los fabricantes de estas bebidas les atribuyan la capacidad de mejorar el rendimiento mental, el tiempo de reacción, la alerta o la memoria, o de “energizar”. Pese a ello, su publicidad insinúa que pueden “energizar” o “potenciar” a sus consumidores. Cuando lo único que hacen es aumentar nuestro riesgo de sufrir diversos trastornos. […]

Seguir leyendo

¡Buenas tardes!

El día 22 del mes pasado colaboré con El País con el texto que os acabo de enlazar. También, hace ya casi un año, estuve hablando en “Gente Despierta” (Gente Sana) sobre este tema, como podéis ver en este enlace.

¡Espero que os guste!

goo.gl_gw3JnN

Más colaboraciones de Julio Basulto en Materia: http://juliobasulto.com/materia/