Acabo de leer que el señor Eduard Estivill ha publicado en su cuenta de Facebook la siguiente frase (aviso: abstenerse personas sensibles):

“Compartir cama con un niño noche sí, noche también altera la vida conyugal. Asimismo se produce una confusión de roles. El papel de madre anula el de esposa”.

Pueden comprobarlo en este enlace: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=10153183067346367&id=44212526366

Si alguien se anima a responderle (con respeto, por favor), adelante. Mientras yo leía la frase he puesto una sarta de caras similares a las que aparecen en la foto que encontrarán al final de este texto. Las fotos me las ha hecho mi  extraordinaria mujer, que también practica el colecho con nuestras hijas, y que no tiene ninguna clase de “confusión de roles”, si es que ese constructo intelectual existe. La frase es de lo más desafortunado: entre otros defectos, parte de la falsa premisa de que, en el caso de que el colecho alterara a la vida conyugal [citation needed], solo afecta [citation needed] a las madres (¿los padres no dormimos con los niños?). Madres que, además, verán “anulado”, según Estivill, su papel de esposa [citation needed], porque se genera una “confusión de roles” [citation needed]. Claro que sí.

Para empezar, al leer la frase, me da por pensar lo siguiente: cuando asegura que la madre tendrá “una confusión de roles”, ¿quiere decir, por ejemplo, que tendrá ganas de hacer el amor con su bebé, y de amamantar al marido? Si es así, se trata de un pensamiento muy retorcido, la verdad. Ante afirmaciones tan contundentes rogaría a Estivill, si compartiera una conversación con él (algo muy poco probable), que aportara referencias bibliográficas rigurosas para justificarlas (encontrarán unos cuantos requisitos que deberían cumplir dichas referencias en este artículo: http://juliobasulto.com/92/)

Mientras tanto, traigo una serie de opiniones que he compartido en Facebook o Twitter desde 2014 sobre el colecho. Cada uno que haga lo que quiera, sea dormir o no dormir con su hijo, faltaría, pero que nadie quiera convencerme de que esta práctica “produce” confusión en mi familia o “altera” o “anula” la paz en mi hogar. Ahí van:

10 de febrero de 2014:

Resumen del colecho en un tuit:
Te abrazas a tu hij@.
Se duerme.
Te duermes. (o viceversa).
Entras en el Nirvana.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/432783123462356992

 

11 de febrero de 2014:

Segundo resumen del colecho en un tuit:
Cierras los ojos junto a un ser amado.
Os sentís protegidos.
Entráis en el sueño como quien pulsa un botón.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/433118614481158144

 

12 de febrero de 2014:

Tercer resumen del colecho:
Trabajas todo el día.
Te preguntas ¿vale la pena?
Llega la noche.
Te abrazas al sueño de tu hij@.
Y ya nada importa.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/433668987038089216

 

14 de diciembre de 2014

¿El colecho “favorece el desarrollo de personalidades dependientes”?
En mi opinión, milongas.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/544063707123560449
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/posts/757735824312819

 

22 de diciembre de 2014

Anoche me abracé a una de mis hijas, como siempre, para dormir.
—¡Qué momento! —dije yo.
—El mejor del día —contestó ella.
¡Viva el colecho!

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/546937374908100608
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/photos/pb.510692912350446.-2207520000.1455277172./762388953847506

 

7 de enero de 2015

Infalible sistema para detectar cuándo tu hijo, de noche, tiene -Sed-hambre -Pipí-caca -Pesadillas -Fiebre, vómitos o similares➜EL COLECHO

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/552843403764191232
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/photos/a.511299812289756.1073741827.510692912350446/775308399222228

 

18 de enero de 2015

-¿Colecho? ¿Y cuándo hacéis el amor?
-Cada noche: practicar el colecho es hacer el amor.
-¿Y el tiempo para lo otro?
-Léete “Momo” (M. Ende)

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/556760118269050880
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/photos/a.511299812289756.1073741827.510692912350446/781871671899234

 

29 de diciembre de 2015

Gente que practica el colecho con su perro/gato pero no con su hijo porque le han dicho que “se malcría”. Pues aquí un “malcriador” confeso.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/681945164114472960
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/posts/975031109249955:0

 

20 de diciembre de 2015

A mi mujer y a mí nos han dicho que dormir con nuestras hijas rompe nuestra intimidad.
Nuestra respuesta:
-Hacemos el amor a diario ¿y tú?
(silencio)

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/682204684036235264
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/photos/pb.510692912350446.-2207520000.1455201486./975389489214117/

 

5 de febrero de 2016

Mi gata y su hijo adoptivo (al que amamanta) nunca han escuchado que el colecho cree dependencia emocional. Por suerte.

En Twitter: https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/695566633503453184
En Facebook: https://www.facebook.com/julio.basultomarset/photos/pb.510692912350446.-2207520000.1455277134./993929410693458

 

 

P.D. (13 de febrero de 2016): Acabo de saber que Estivill también tiene cuenta de Twitter, en la que leemos tanto la afirmación que ha dado lugar a esta entrada (“Compartir cama con un niño por la noche, altera la vida conyugal #pareja #dormir #familia #habitos) (29 de diciembre de 2015), como otras declaraciones similares (“¿Colecho? Se debe respetar pero no es aconsejable”) (5 de febrero de 2016). Le invitaría a leer, entre otras cosas, la carta que remitió la doctora Melissa Bartick (internista en Cambridge Health Alliance y Profesor Asistente en Harvard Medical School) a la Academia Americana de Pediatría en 2014, que tituló así: “¿Debería dormir sola la Academia Americana de Pediatría?”. La publicó nada menos que en el blog de la muy prestigiosa Academy of Breastfeeding Medicine (que ha tenido la amabilidad de invitarme a su próximo Congreso, algo que todavía estoy celebrando), como pueden comprobar, aquí. Tradujo la carta al español la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM): http://apilamblog.blogspot.com.es/2014/04/deberia-la-academia-americana-de.html

Transcribo, en todo caso, un fragmento que compartí en esa fecha en mis cuentas de Facebook y Twitter:

“¿Debería la Academia Americana de Pediatría dormir sola?

Imagen1ssss[…] Si la recomendación de no compartir cama puede, involuntariamente, acabar disminuyendo la duración de la lactancia, ello afectaría a muchas enfermedades además del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y la asfixia del bebé. La duración de la lactancia tiene un impacto en la obesidad, en multitud de infecciones de la infancia, y también en multitud de enfermedades maternas. Una duración subóptima de la lactancia implica en los Estados Unidos casi 5.000 casos más de cáncer de mama por año, cerca de 14.000 ataques al corazón más por año, y un exceso de más de 50.000 casos de hipertensión arterial anuales. Por consiguiente, cualquier recomendación que pueda afectar negativamente a la lactancia materna debe tener en cuenta todas las implicaciones de salud de la lactancia materna, no sólo una única enfermedad.

Decir a las madres que nunca compartan la cama con sus bebés es un mensaje condenado al fracaso, y que ha contribuido probablemente al menos a alguna de las muertes de bebés en sofás. En lugar de mostrar anuncios escalofriantes de bebés en camas con lápidas y cuchillos de carnicero, deberíamos enfocar los esfuerzos de sensibilización alertando sobre el riesgo de dormir en sofás y sillones reclinables, de fumar, del consumo de alcohol y drogas, y de la alimentación con fórmula. Y, por supuesto, deberíamos apoyar a las madres para que amamanten.”

 

estivill colecho basulto