El trato humano y médico en el Hospital de Mataró es exquisito. Eso lo primero. Lo fue cuando nacieron dos de mis tres hijas, y lo ha sido cuando, hace unas semanas, nació el hijo de unos amigos. Explico esto porque la crítica que hago en el presente artículo no va dirigida a ningún miembro del personal (sanitario o no sanitario) de dicho hospital, sino a quien permite que lleguen a manos de los padres de los recién nacidos ingentes cantidades de azúcar mezcladas con sustancias con dudosas propiedades para la salud. Sea en el hospital de Mataró o en cualquier otro centro sanitario.

El caso es que cuando llegué a casa de mis amigos no solo pusieron en mis brazos su precioso bebé, también plantaron delante de mis ojos el folleto que aparece debajo de estas líneas. Folleto que viene acompañado de engañosas declaraciones de salud y de sendas muestras de infusiones instantáneas “a base de plantas”. Una se denomina “Blevit digest. Manzanilla e hinojo”, y la otra “Blevit sueño. Tila, melisa y manzanilla”.

En la siguiente página del folleto, aparece una foto de dos de los productos que regalaron a mis amigos, y uno más (Blevit L). Ya puestos, incluyo la foto de la caja (“canastilla”, con el logo de “Mi bebé y yo”) que los escondía.

En la caja había regalos que me parecen bien (como una promoción para crear un álbum de fotos del bebé) y otros fatal, como el de Navidul (“puedes ganar el peso de tu hijo en jamón ibérico” [aquí tienen por qué no me parece bien]), como el de “Genové” (que supuestamente actúa “potenciando el crecimiento de los nuevos folículos siendo más visible la recuperación de la densidad capilar”), o como el de Blevit-Ordesa, que es el único que analizaré en este escrito.

¡Azúcar!

En unas líneas hablo del resto de ingredientes. Porque lo primero que todo el mundo debe saber es que estamos ante productos archicargados de azúcar. Exactamente tienen un 95% de azúcar, según su etiqueta. Me dirán que la cantidad de producto es pequeña y que se diluye en agua. Les contestaré que el bebé también es pequeño y que además es frágil (mucho más que un adulto). Y les contestaré, también, que si seguimos a rajatabla las instrucciones del fabricante haremos que el bebé tome al cabo de año nada menos que 7,5 kilos de azúcar, como expliqué en 2015 en el texto “Infusiones instantáneas infantiles o cómo darle 7 kilos de azúcar a un bebé”. Una salvajada injustificable se mire como se mire.

Y puestos a mirar, nada mejor que hacerlo con los ojos de la implacable y certera cámara de Antonio R. Estrada, responsable del imprescindible portal sinAzucar.org (@sinazucarorg). Muy amablemente (¡muchísimas gracias!), Antonio me ha dado permiso para compartir aquí la prueba gráfica de que estas infusiones son una bomba de azúcar (incluyo también una de Hacendado, que es más de lo mismo). Si hacen “clic” encima de las imágenes que tienen debajo de esta frase irán a parar a la fuente original. Ah, ¡y no dejen de hacerse con un ejemplar de su nuevo libro!


Pero vamos a seguir mirando.

Sus declaraciones de salud

Resulta que (tal y como amplía el abogado Fancisco José Ojuelos (@fojuelosdotcom), en su muy recomendable libro “El derecho de la nutrición”) para acompañar un producto de una declaración de salud, dicha declaración debe estar aprobada de forma explícita por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés). Como comprobarán al entrar en este link (EU Register of nutrition and health claims made on foods), la EFSA indica claramente que “Non-authorised health claims should not be used”, es decir, “Las declaraciones de salud no autorizadas no deben ser utilizadas”. ¿Están autorizadas las declaraciones que acompañan a estas infusiones instantáneas? Lo comprobaremos en unas líneas, pero antes veamos de cerca dichas declaraciones de salud.

La portada del folleto consiste en un rubicundo y sonriente bebé junto a esta frasecita: “Una gran ayuda para las pequeñas molestias de tu bebé”. Al darle la vuelta vemos a otro rubio y risueño bebé. A su lado, la frase “Una manera natural de sentirse bien […] alternativas naturales para pequeñas molestias de tu bebé”. En la parte izquierda, este destacado: “El 75% de los padres observan una mejora de las molestias tras usar infusiones Blevit”. Aquí tienen el “estudio” que supuestamente sustenta la afirmación. He escrito “estudio” entre comillas porque no es un ensayo controlado y aleatorizado sino una valoración de la opinión de los pediatras que recetan estos preparados, es decir, algo totalmente subjetivo y sesgado. La afiliación de las autoras es “Departamento de Comunicación Científica. Laboratorios Ordesa, Barcelona”. Vamos, un conflicto de interés en toda regla (más información sobre los conflictos de interés en nutrición aquí). Si tuviéramos que basar las recomendaciones científicas en esta clase de estudios todavía estaríamos sufriendo sangrías para curarnos.

Debajo de la foto de “Blevit digest” leemos “Ayudan a tu pequeño cuando sufre digestiones lentas o gases, favoreciendo su descanso y relajación”. A su derecha “Blevit sueño” que son “Plantas con propiedades relajantes que ayudan a tu bebé a dormir más y mejor”. Por último “Blevit L. Con ciruela, tamarindo y kiwi”, que “ayudan a regular el tránsito intestinal al ablandar las heces y facilitar su eliminación”. Ninguna de tales declaraciones está aprobada por la EFSA por lo que “should not be used”. Debajo, estas afirmaciones: “Naturalidad: a base de extractos de plantas y frutas” (aquí lo que todo el mundo debería saber sobre la palabra “natural” cuando se vincula a la salud) y “Utilidad demostrada: líderes en el mercado de las infusiones infantiles desde 1994)” ¿Ser líderes en ventas es sinónimo de “utilidad demostrada”?  Uf.

¿Qué dicen la EFSA y la ciencia?

Empecemos con “Blevit digest”. Como hemos visto, se compone de azúcar a montones, además de manzanilla e hinojo. ¿De verdad sus componentes “Ayudan a tu pequeño cuando sufre digestiones lentas o gases, favoreciendo su descanso y relajación”? Si teclean “Roman Chamomile”, “Chamomile”, “Fennel” o “Foeniculum vulgare” en el registro de la EFSA obtendrán cero resultados. Así, no está autorizado declarar en Europa que “Blevit digest” ejerza beneficio alguno. El portal MedlinePlus tampoco ha encontrado pruebas fiables de efectos positivos sobre la salud, como pueden comprobar aquí. Dado que en el folleto también sugieren a las madres de los bebés consumir sus productos (“[…] para pequeñas molestias de tu bebé o, incluso tuyas”), debo puntualizar que la manzanilla puede producir abortos involuntarios según MedlinePlus, que advierte a las gestantes lo siguiente “Si usted está embarazada evite el uso de manzanilla”.

No he encontrado que MedlinePlus haya evaluado el hinojo, así que lo he revisado yo mismo y solo he encontrado un estudio mínimamente fiable (ensayo controlado y aleatorizado) publicado en 2003 que observó algún beneficio atribuible a la emulsión de aceite de semillas de hinojo en bebés (no en forma de infusión azucaradísima, que es lo que venden Blevit-Ordesa), algo que deberían confirmar más estudios sin conflictos de interés (es decir, no pagados por los vendedores de hinojo). Pero, mucho más importante, resulta que el hinojo pertenece al grupo de “Riesgo alto probable para la lactancia” según la (imprescindible) herramienta e-lactancia. Por eso leemos esta frase (en alusión al estudio 2003) en una investigación posterior, firmada por Alex L. Rogovik y Ran D. Goldman: “su efectividad y seguridad para bebés debe ser investigada más a fondo”. Investigación que concluye con esta afirmación: “Abordar las preocupaciones de los padres y darles explicaciones sobre el cólico es la mejor solución hasta que el cólico desaparece”.

También se habla del cólico y del hinojo en un estudio científico publicado en junio de 2014 por Francesco Savino y colaboradores, donde leemos que “la administración de productos herbales en bebés con cólicos plantea algunas preocupaciones sobre los posibles efectos nutricionales (estos tratamientos proporcionados durante mucho tiempo podrían conducir a una disminución en la ingesta de leche), la falta de dosis estándar y el posible contenido de azúcar y alcohol”.

Sigamos. “Blevit sueño” contiene, además de muchísimo azúcar, tila, melisa y manzanilla. Ya hemos revisado la manzanilla, así que veamos qué indica la EFSA sobre la tila y la melisa.  No hay ninguna atorización para la tila, por lo que cualquier declaración de salud sobre ella “should not be used”. ¿Hay estudios científicos sobre tila en bebés? No. Compruébenlo tecleando esto en la casilla de búsqueda de PubMed (www.pubmed.gov):

(“Tilia”[Mesh] OR (“tilia”[MeSH Terms] OR “tilia”[All Fields])) AND “infant”[MeSH Terms]

Tampoco ha autorizado la EFSA ninguna declaración para la melisa. ¿Alguna investigación sobre melisa y sueño en bebés? La estrategia de búsqueda en este caso es un poco más compleja, pero revela también cero resultados.

(“Sleep”[Mesh] OR “Sleep Disorders, Intrinsic”[Mesh] OR “Sleep Initiation and Maintenance Disorders”[Mesh]) AND (“Melissa”[Mesh] OR (“melissa”[MeSH Terms] OR “melissa”[All Fields])) AND (Clinical Trial[ptyp] AND “infant”[MeSH Terms])

Es decir, estamos utilizando a nuestros bebés de conejillos de indias cuando les damos tila o melisa.

Por cierto, no solo tenemos que revisar la efectividad y seguridad de los componentes aislados de los productos analizados en este artículo, también debemos estar seguros de que su combinación no ejerce efectos adversos a largo plazo, algo que no ha revisado ninguna investigación rigurosa.

¿75 años ofreciendo “soluciones”? Ejem

Lo último que leemos en el folleto es que Laboratorios Ordesa lleva “75 años a tu lado, ofreciéndote las soluciones que mejor se adaptan a las necesidades de tus hijos”, y por eso pone a nuestra disposición “los productos de alimentación infantil más innovadores y las fórmulas más avanzadas”. Hombre, pues si llevan 75 años ofreciendo “soluciones” diría yo que han tenido tiempo de sobras y argumentos suficientes para convencer a la EFSA. ¿No les parece? Debajo de las líneas que acabo de transcribir aparece la foto de las infusiones “infantiles” ya mencionadas, junto a la siguiente afirmación: “Porque su felicidad es nuestra mayor tranquilidad”. Acabo de buscar “Happiness” (felicidad) en la base de datos de la EFSA y el resultado ha sido este: “0 to 0 of 0 entries (filtered from 2,337 total entries)”. Vaya, pues Ordesa tampoco ha acreditado hacer más felices a nuestros hijos.

En resumen

Estas infusiones malnutren al bebé por su elevadísimo contenido en azúcar (que puede producir unas caries terribles), por su ausencia de nutrientes y porque desplazarán la ingesta infantil de leche materna (o, en su defecto, de fórmula). También engañan a los padres y despiertan en ellos falsas esperanzas (porque ni mejorarán la digestión del bebé ni harán que duerma más), que pueden generar frustración. Y, además, pueden poner en riesgo la salud infantil por los posibles efectos adversos de las plantas medicinales presentes en ellas.

Tal y como he intentado justificar en el presente artículo y en el que publiqué en 2015, estas infusiones son tan buenas para la salud, en mi opinión, como correr en un bosque con los ojos cerrados. Nadie debería dárselas a unos padres, y muchísimo menos un centro sanitario.

Finalizo con una genialidad del abogado Francisco José Ojuelos que todos deberíamos repetir como un mantra ante productos como los aquí analizados: “Si le parece engañoso, entonces le parece ilegal“.

Nota 1: Eternamente agradecido a dos personas por su ayuda con este texto: al abogado Fancisco José Ojuelos (@fojuelosdotcom) (experto en derecho alimentario y autor del recomendabilísimo libro “El derecho de la nutrición”) por revisar este texto, y a Antonio R. Estrada (responsable del imprescindible portal sinAzucar.org (@sinazucarorg), y autor del también recomendabilísimo libro “El libro de sinAzucar.org”) por permitirme compartir aquí sus geniales fotos.

Nota 2: Poco después de publicar esta entrada hice un brevísimo vídeo, de un minuto, en la que resumía lo más importante de lo aquí detallado:

Suscripción a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/

Próximos cursos o conferencias de Julio Basulto:

Cursos_y_conferencias

 

2018-12-19T18:26:53+01:0016/12/2018|Categories: Julio Basulto (Blog personal), Textos de Julio Basulto|Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |