Lo de la papilla Ordesa-Cola Cao me parece grave. Como se puede constatar en la foto adjunta, mucho advertirnos de que estamos ante un producto enriquecido en fructooligosacáridos, vitaminas y minerales, mucho hablar de nutrición óptima y de dieta equilibrada, pero al fabricante se le “olvida” indicar que el “producto” contiene un ¡34 % de azúcar!

Soy consciente de que el contenido debe diluirse en leche o agua pero también sé que 1) las papillas son innecesarias en bebés y demoran la aparición de alimentos habituales en la dieta de los adultos (lo que puede dificultar el normal proceso de aprendizaje alimentario), y 2) pocos padres serán conscientes de que una tercera parte del producto es azúcar puro y duro.

La relación entre azúcar, caries y obesidad está cada vez más clara, de ahí que resulte imprescindible denunciar este tipo de prácticas, sobre todo cuando se trata de productos destinados al grupo de población más vulnerable: los niños. El abogado Francisco Ojuelos y yo hablamos de ello en las seis entradas que dedicamos a la regulación de la publicidad de alimentos (aquí la última, en la que nos centramos precisamente en la publicidad dirigida a menores de edad).

He hablado en otras ocasiones de azúcar, enhttp://juliobasulto.com/tag/azucar/

En Facebook➜ https://www.facebook.com/julio.basultomarset/posts/971146399638426

En Twitter➜ https://twitter.com/JulioBasulto_DN/status/679555179960741888

 

886927_971146399638426_3403073392289092527_o