Estos complementos que prometen mejorar la sexualidad masculina no son eficaces, se desconoce su seguridad y suelen estar adulterados con fármacos

Sustituir a un especialista por una pastilla no es una buena idea. Si la pastilla es cara, si no es útil para lo que promete y no contiene lo que declara la etiqueta, sino desagradables sorpresas, la idea puede acabar en infortunios y tribulaciones. Es lo que ocurre con los complementos alimenticios para mejorar la función sexual masculina: no solo no “renuevan” dicha función, tal y como aseguran, sino que además pueden poner en peligro la salud de quien los toma. El presente artículo profundiza en este tema y justifica las anteriores afirmaciones […].

Seguir leyendo: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/2016/03/23/223537.php

Más textos de Julio Basulto en Consumer: http://juliobasulto.com/consumer/

Suscribirse a este blog: http://juliobasulto.com/novedad-suscripcion-a-mi-blog-a-traves-del-correo-electronico/