La Agència de Salut Pública de Catalunya (Generalitat de Catalunya), ha vuelto a publicar un recomendable documento, en este caso titulado “Preguntes més freqüents: PMF. Recomanacions per a l’alimentació  en la primera infància (de 0 a 3 anys)” (“Preguntas más frecuentes: PMF. Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia (de 0 a 3 años). Pueden consultarlo en este enlace.

Se trata de un compendio de 60 preguntas y respuestas surgidas durante las sesiones de presentación de la guía “Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia (de 0 a 3 años)” (en catalán, aquí). Guía, por cierto, coordinada por las nutricionistas Gemma Salvador y Maria Manera, y que compartí en su día en este mismo blog, tal y como se puede comprobar en estas dos entradas:

De momento, el nuevo documento solo está en catalán (recordad que el traductor de Google es una maravilla https://translate.google.es), pero algo me dice que pronto lo estará también en castellano. En cuanto lo esté lo compartiré también en este humilde blog. Antes de seguir, aprovecho para agradecer encarecidamente a la Agència de Salut Pública que haya incluido el nuevo libro que hemos escrito Juanjo Cáceres y yo (Más vegetales, menos animales) como cita en la respuesta de una de las cuestiones planteadas. ¡Menuda sorpresa!

Dicho esto, traduzco cinco de las preguntas-respuestas, para animaros a que leáis sin falta el documento:

Pregunta: “¿Qué pensáis de los yogures adaptados con leche de continuación?”.

Respuesta: “Son totalmente innecesarios, ya que los niños de menos de un año no necesitan consumir yogures. Además, a partir de los ocho o nueve meses pueden empezar a comer pequeñas cantidades (unas cuantas cucharadas) de yogur natural (sin azúcar). Hay que recordar, también, que los yogures adaptados con leche de continuación diseñados para los niños a partir de seis meses llevan azúcares añadidos”.

 

Pregunta: “¿Se ha detectado un posible incremento de las urgencias por ahogo en niños, a causa de incorporar demasiado pronto alimentos sin triturar?”.

Respuesta: “Los estudios observan que la denominada alimentación complementaria a demanda (Baby-led weaning), en la que el bebé coge él mismo los alimentos, no supone un mayor riesgo de ahogo que una alimentación con purés y triturados. Eso sí, es preciso, en cualquier tipo de práctica, evitar los sólidos con riesgo de atragantamiento”.

 

Pregunta: “¿Qué cantidad de vitamina B12 deben tomar las mujeres embarazadas, mujeres lactantes y niños que siguen una dieta vegetariana?”.

Respuesta: “Las personas vegetarianas (tanto las ovolactovegetarianas como las veganas) deben toma suplementos de vitamina B12 (en forma de cianocobalamina). Las gestantes vegetarianas también, y las mujeres que amamantan y son vegetarianas también. Las dosis recomendadas en adultos son las siguientes:

– un suplemento diario de 25 mcg-100 mcg (si es en forma de pastilla, se debe masticar).

– un suplemento semanal de 2.000 mcg (en este caso, se puede tragar sin masticar), o

-dos suplementos de 1.000 mcg dos veces a la semana.

Las dosis para bebés se detallan en la siguiente tabla:

 

Edad

Suplemento dietético diario (en microgramos) Suplemento dietético 2 veces/semana (en microgramos)
0-5 meses 0,4*
6-11 meses 5 – 20 200
1-3 años 10 – 40 375
4-8 años 13 – 50 500
9-13 años 20 – 75 750
14-64 años 25 – 100 1000
≥ 65 años 500 – 1000 Sin información
Embarazo 25 – 100 1000
Lactancia 30 – 100 1000

 

* No aplicable a bebés que toman leche de fórmula (que ya lleva vitamina B12) o a lactantes cuyas madres se suplementan con B12.

Tabla extraída del libro Más vegetales, menos animales (Basulto J. Cáceres J. De bolsillo, 2016). Adaptado de: Norris J, 2014 y Mangel y Messina, 2001.

 

Pregunta: “¿Es más recomendable la leche de cabra o de burra que la de vaca para lactantes?”.

Respuesta: “De acuerdo con el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, la leche de fórmula adaptada para lactantes, tanto si es de cabra como de vaca, no presenta demasiadas diferencias, dado que si se comercializada en España es que esta leche cumple los requisitos mínimos legales con respecto a la comercialización de sucedáneos de leche materna. Es decir, la leche de cabra adaptada para lactantes no ofrece ventajas significativas respecto a la de vaca”.

 

Pregunta: “La leche de tipo 3 (de crecimiento) ¿es igual que la semidesnatada?”.

Respuesta: “No, las leches de tipo 3 (de crecimiento) están enriquecidas con diversos nutrientes, y a veces son más calóricas; por tanto no son necesarias. En algunos casos ni siquiera recomendables y, además, son más caras”.

 

Y aquí lo dejo, que tengo cositas que hacer y como he comentado hay nada menos que 60 preguntas y respuestas conformando este necesario documento.

 

Información sobre cursos y conferencias de un servidor: www.juliobasulto.com/conferencias